Discurso de Despedida de Curso 2017

by Públio Perez, Coordinador TIC Colegio Mª Inmaculada

Ya toca hacerse mayor
y dejar atrás las voces infantiles.
Cuánto esfuerzo.
Tarea conjunta de abrir puertas y ventanas,
airear la caja de herramientas del pensamiento.
Continentes que bailan, reacciones en cadena.
Fractales.
Los músculos se tensan debajo de la piel,
el quásar, el fotón, el infinito.
Mutaciones y horizonte de sucesos. What is the word .
La montaña mágica. Bach. Delfos.
Una mujer pelando patatas tres horas cuarenta y cinco minutos en su casa de Bruselas.
Cajoncitos de emoción y conocimiento.
Cosquillas de abismo.
Ya no puedes hacer como si no lo hubieras visto.
Conecto conmigo y respiro profundo.
Ampliar el pensamiento pensable,
la vida ancha.
Abruma.
Parece difícil.
Pero a veces una cosita de nada hace que lo imposible quede al alcance de la mano.
Y podéis hacer tanto.
Es maravilloso.
Perdonad si lo urgente distrajo de lo importante,
si teníamos la cabeza en otra cosa.
A veces intentan cambiarnos el trabajo,
pero casi siempre sabemos lo que hacemos.
Sentados en la silla de al lado,
intentamos reconoceros y ser reconocidos,
aprendernos los nombres.
Perdonad si no dimos la palabra a todas la voces.
Si aquel día hubo demasiada distancia entre lo dicho y lo hecho.
Si no entendimos que “lo normal” ha quedado desbordado por lo real.
Hay vidas y realidades que deberían calar lo académico hasta los huesos.
Entre la emancipación y la adaptación,
muchas veces nos toca el papel feo:
no grites, escucha, no se violenta. Respeto.
Flaco favor decirte que todo es igual para todos.
Que no pasa nada. Que no hay consecuencias.
Nadie ha elegido si sus padres fueron a la universidad,
si tienen estudios, oficio, vivienda o libros.
Nadie elige el color de sus mejillas,
su cuenta en el banco o si puede ir al médico.
Nadie se va de su tierra por gusto.
Cuidado con lo que deseas.
Si duele que los egoístas estén dispuestos a jugarse nuestras vidas,
peor es no saberlo.
Reacciona.
Este es el trabajo que harás por ti misma.
Y no te lo puede quitar nadie.
Perdonad si os hemos transferido algunos miedos.
Son tiempos del mazo y el expolio.
Disculpadnos por un mundo más intolerante,
un país que no es para jóvenes.
Ojalá hagáis mejor que nosotros, con todos vuestros talentos,
este trabajo de imaginación y acción que es el futuro.
Que lo que hagáis, lo hagáis con amor.
Mirando a los ojos.
No os sometais a lo que os congele la sonrisa.
Que el ruido y la violencia de fuera no entre en casa
y nos acerquemos a una sociedad de cuidados.
Importáis.
Nos importáis.
Sois capaces.
Merece la pena.
Es bello.
Seguiremos a diario escribiendo este humilde poema pedagógico.
Para vosotros, a partir de hoy somos recuerdo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: