¿Cómo han respondido desde el colegio cuando se han metido con tu hijo?

¿Te han dado soluciones?

Yo quiero proponerte algunas:

Observación

  • Si estas esperando a recogerle y ves o escuchas algo por parte de sus “compañeros” del colegio que te pone en alerta. Presta atención.
  • Si le notas algo raro en su cara, en su carácter, mas callado de lo normal, que te dices a ti mism@: “A este le pasa algo”
  • Entras en sus redes sociales para ver qué está pasando por ahí (si tienes su contraseña o te tiene como su amigo o te enseña un comentario en su móvil).

Cercanía

Para que tu hijo te cuente lo que le está pasando, necesita tener la confianza necesaria. Puedes dar por sentado que esa cercanía ya existe, eres su padre/madre, pero no siempre este dialogo se produce en ambas direcciones.

Una actitud de ESCUCHA ACTIVA, de receptividad.

Considero que es mejor que se sienta escuchado que dar soluciones rápidas.

Abordaje

  1. Tratar de reconocer sus sentimientos. “Te noto preocupado“, “Te veo triste“…
  2. Si te empieza a contar lo que le ha pasado, muestra tu máximo interés: afirmando con la cabeza, con un “Si”, o un “ya veo”, “eso que dices me parece muy interesante”.
  3. Si no es así y te sigues sintiendo intranquil@:
    • Habla con su tutor/a,
    • Con el profesor que más admire,
    • Con sus mejores amigos.
  4. No puedes estar en todos los sitios:
    • Un gabinete de MEDIACIÓN en el colegio de profesionales formados para tal fin, sería una gran baza a tener en cuenta.
    • Lo que si que existen en todos los centros son la figura del Orientador o Psicólogo.

Plan B

Si has intentado hablar con el/ella y ha cerrado la puerta, te ha dicho que “no me pasa nada” y no consigues que te cuente lo que le pasa, te doy varias alternativas para la apertura de ese dialogo:

  1. Aprovecha cualquier ocasión para iniciar pequeñas charlas:
    • Al ver el telediario o una serie de TV.
    • En la radio del coche.
    • Al leer el periódico.
    • Algún comentario que escuchas en la calle, metro o restaurante
  2. No des la gran charla-monólogo-discurso.
  3. Habla desde la emoción (con el corazón):
    1. Describe la acción.
    2. Y después cómo te hace sentir.
    3. Agradecer haber mantenido esa pequeña ocasión para charlar.

Consenso

Una vez establecido el diálogo y ambas partes dispuesta a HABLAR, te propongo una serie de pasos para que ambas partes se sientan escuchadas y partícipes a la hora de buscar posibles soluciones:

  1. Deja que sea siempre tu hijo/a, el que exponga primero su punto de vista, sin cortarlo/la (recuerda, escucha activa).
  2. A continuación expón el tu punto de vista.
  3. Toca proponer y anotar (en plan tormenta de ideas) todas las posibles soluciones que se os ocurran a ambos. Sin juicios, ni criticas.
  4. Revisar entre los dos la lista y decidir cuales son más factibles para llevarlas a cabo y que dependan de uno mismo y no de terceras personas.

Recuerda que si tu hijo se siente vulnerable, atraerá con mas intensidad esa energía y habrá más posibilidades de que tenga ese tipo de situaciones.

Amplia tu punto de vista y observa el PROBLEMA como 1 OPORTUNIDAD de aprendizaje en su futuro.

EMPODERAR A TU HIJO PARA QUE SE SIENTA:

Escuchad@ >> Querid@ >> Confiad@

 

Nada más y nada menos.

Si te ha gustado, pruebalo y me cuentas dejando un comentario aquí abajo, o comparte este POST en tus Redes Sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: